inicio acerca de nosotros Contacto horario de actividades

MEDITACIÓN

Es difícil expresar con palabras un concepto tan abstracto dado su amplitud y definir lo que es la meditación sería como meter toda el agua del mar en un hoyo (S. Agustín –Misterio de la Santísima Trinidad). Quizás podamos aproximarnos si hacemos una analogía con el SILENCIO, si este lo llevamos al plano de nuestra mente y conseguimos aunque sea por una fracción de segundo mantenerla sin actividad, quizás descubramos lo que es la meditación. Pero aunque no consigamos alcanzar esta mente silenciosa al cien por cien, bajar la actividad nuestro cuerpo, nuestras emociones y nuestro pensamiento durante unos momentos, puede generar un efecto mucho más beneficioso que el sueño profundo.

Si podemos explicar que meditación, no es imaginar, ni rezar, ni recordar, ni pensar, ni observar, no es sentir cosas raras en el cuerpo, ni escuchar música (audición), etc. Nuestra mente tiene funciones diferentes entre sí aunque sean complementarias, por ejemplo: deducción, inducción, observación, contemplación, introspección, memorización, imaginación, visualización, oración, meditación, concentración, etc.

Entonces, meditar es vivir un estado, es lograr una vivencia, la vivencia del tema escogido. O sea, si yo medito en la felicidad, en ese momento yo soy plenamente feliz, incondicionalmente, a despecho de las circunstancias exteriores; si medito en la paz logro en ese momento, una serenidad profunda, lúcida; si medito en el amor, durante esa práctica lo vivencio sin dependencias, sin límites, en toda su grandeza. Se diferencia de la concentración en la duración de el estado alcanzado, mientras que en esta es permanente, en la meditación es pasajero o sea termina al finalizar la práctica, aunque siempre a nivel sutil queda algo de lo alcanzado.

Meditar es pues un camino que nos permite encontrarnos a nosotros mismos, desechando lo ilusorio y cambiante de nuestra vida, para alcanzar lo que realmente es auténtico.

AUM